jueves, 22 de octubre de 2009

Encuentro de crianza


Toda la semana he querido venir a plasmar mi experiencia en el Encuentro pero por una u otra cosa no había tenido el tiempo de sentarme tranquilamente frente al teclado... Me piden que dé una reseña pero la verdad es que no sé ni por dónde comenzar, muchas emociones positivas, muchas ideas que quisiera transmitir y se me agolpan y enredan en la cabeza.

En primer lugar fue catártico, una experiencia hermosa comprobar que hay Gente de verdad detrás de la pantalla, detrás de las letras y los avatares. Me encantó intercambiar ideas, conceptos, opiniones, vivencias, todo de viva voz, con cara, con gestos; ver peques en brazos, en fulares, en mochilas, ver chiquitinas correteando felices.



Encontré desde tímidas sonrisas de reconocimiento hasta confortantes abrazos cálidos, pero sobretodo muchos intercambios de miradas que lo decían todo, que lo resumían todo. Estuve en general encantada de compartir esa mañana con personas tan afines a mi forma de ver la vida. Y regresé a casa convencida de que somos muchos los empeñados en crecer como padres y comprometidos a dejar en este mundo una generación de hombres y mujeres con mejor calidad humana.


La charla que dimos mi hermana y yo "Criar sin castigos ni recompensas" estuvo basada en información que ya he compartido aquí conforme la he ido digiriendo a lo largo del camino:

La inconveniencia de aplicar castigos -muy apegado al concepto de maltrato de Alice Miller

La inconveniencia de las recompensas, según lo estudiado por Jean Philippe Faure,


Y el punto práctico, la Teoría de Piaget sobre la Autonomía moral y las Sanciones recíprocas,Algunos links relacionados en donde se puede leer sobre este tema:


Y el curso completo de Resolución de conflictos ;) que recomiendo ámpliamente, sobretodo a los que asistieron a la charla, a modo de repaso: parte I, parte II, parte III y parte IV.


Mil gracias!!

8 comentarios:

Maite dijo...

Madre mia, que pena que hoy hay emoticonos con aplausos! :) Felicidades por la charla, por poder compartir en un encuentro tantas cosas!!

Te importa si hago una entrada enlazando esta entrada? me ha encantado y me da muchos "deberes"

un abrazo

Rose dijo...

¡Hola!
Como a Maite, a mí tu entrada también me da muchos deberes. Noto últimamente en mí una cierta tendencia al castigo, y no me gusta nada. Nada.
Gracias por toda esta información...

Zulema dijo...

Gracias Ale, por todo :)

Ale dijo...

Adelante Maite =) me da gusto que sea de utilidad.
=) besos a las tres =*

Aguamarina dijo...

Hola Ale,
Me ha dado mucho gusto haberte conocido... tiempo nos falto!!
Estuvo muy interesante el tema, y lo mas dificil: practicarlo jiji.

Saludos!

Anónimo dijo...

Ale, se nota que les fue muy bien!! Lastima no poder asistido jeje pero la distancia no ayuda jeje, cuidate mucho!!

africa dijo...

Recuerdo, cuando pequeña, que mi madre siempre me amenazaba con las notas (no era capaz de traerls malas, pero a que precio?)estaba siempre aterrorizada con ella y en cuanto la oia llegar me sobresaltaba, no era necesario que pasara nada y aunque mis notas fueran buenas siempre me daba miedo entregarlas por si acaso no estaban a "su altura".
Por lo contrario mi padre (se separaron cuando tenia 5 años) siempre me decía que no me reñiría cuando fueran malas, pero que tampoco me recompensaría cuando las tenía buenas tampoco (nunca entendí porque a mis compañeros les regalaban bicis cuando aprobaban y a mi sólo me regañaban cuando las sacaba malas). Pero cuando crecí entendí que lo de mi padre era algo proporcionado, del mismo modo que lo de mi madre lo hubiera sido si aparte de reñir me hubiera reñido.
Por eso creo que si premias mucho a un niño también le has de "exigir más". Y si no pues tampoco hay que castigarlo tanto.
Prefiero la opción de mi padre y es la que aplico con mis hijas (aunque a veces cuesta) y esta opción me ha traido bastantes discusiones (también con mi pareja), pero tengo unas niñas estupendas.... ya me entendeis

Mari Cruz Isasi dijo...

Muchas felicidades por este gran trabajo.