miércoles, 27 de enero de 2010

Proyecto FRIO

Muy acorde con los tiempos, el proyecto de Meninheira para esta quincena nos invitó a jugar con la palabra FRÌO.
Para cambiar de estación nuestra ventana de la cocina, nos pusimos a hacer snowflakes con esta sencilla manualidad: Les ofrecí a los niños cuadros de ese plástico que viene ya con pegamento y un montón de recortes de papel china de distintos tonos azul.



Cuando terminaron de “nevar” en los cuadros, me dispuse a recortar siguiendo este patrón para principiantes jeje. Y así quedó nuestra ventana invernal.



Otro día por la tarde, se me ocurrió sacar una bolsa con calcetines pequeños, de esos que ya no les van quedando a los niños, y jugamos a “encalcetinar” muñecos para que no tuvieran frío.



De esos calcetines pequeños reservamos un par para jugar otra tarde. Vimos esta manualidad y quisimos hacernos nuestros propios pingüinos de calcetín.
Son facilísimos, sólo se necesita un calcetín oscuro y retazos de fieltro de los que siempre quedan por ahí. Los niños rellenaron con algodón, ya que tuvimos el cuerpo del pingüino les iba yo poniendo silicón (por ser caliente decidí manejarlo yo) y ellos ponían las piezas en su lugar.

Les quedaron tan bonitos y nos estábamos divirtiendo tanto que papá (quien llegaba del trabajo en ese momento) decidió unirse, fue corriendo a sacar uno de sus calcetines y se puso a hacer su “Papá pingüino” para que cuidara de los pingüinos pequeños… Por cierto, no hay mamà pingüino, como buena familia pingüino el que cuida las crías es el papá.


Viendo el éxito de nuestra tarde y visto que esos pingüinos tendrán una vida ajetreada, decidí esperar a que los dueños durmieran para pasarlos por mi hilo y aguja, y hacerlos más aptos a la “vida con niños”.



Y así quedaron, les presento a los nuevos habitantes de nuestra libroteca: Jerónimo (papá pingüino), Blaster (hijo pingüino) y Jeffers (hija pingüino, ausente la mayor parte del tiempo porque Azul se la lleva a donde vaya).

Cada dueño nombró a su pingüino, a mi me encantó que Azul dijera: la mía se llama Jeffets –y por qué Azu? Jeffets! como el pinguino de Olivet Jeffets! =) Lo cual por supuesto fue pretexto para leer de nuevo uno de nuestros cuentos favoritos.

7 comentarios:

Marvan dijo...

¡qué pinguinitos más monos!!!!!!!!

Ximena Ianantuoni dijo...

qué lindo!!! te re felicito!!

Desdemicordilleradelosandes dijo...

que bellos!!!! , linda idea.
besitos

Magda Pérez Hervás dijo...

La verdad es que siempre me encantan los proyectos que planteas.
felicidades.

♥ meninheira dijo...

Pero qué cositas más lindas Ale!! me encantan y me lo apunto para copiar :D

Y lo de encalcetinar me encantó también, qué ideas tan divertidas traes :)

Un besito ventoso y friiiio :***
gracias por participar Ale :)

Pequete dijo...

Muito lindos, estes pinguins!

Ale dijo...

=) gracias a todas, a nosotros tambièn nos encantan los pingûinos...a ver quièn se anima a hacerlos es muy fàcil.