sábado, 2 de enero de 2010

Más sobre mi dilema "Reyes Magos"


- Papá, quisiera que me compraran unos "guerreros Gormiti" (ahhh la mercadotecnia...unos monos que conocimos en la juguetería en días pasados, y San no ha dejado de hablar de ellos)

- y por qué no se los pides a los Reyes, sabes, faltan pocos días para que vengan

- es que yo prefiero que me los compren ustedes...


Hoy vengo a releerme y no sé si tendré que comerme mis palabras del otro día... Cuando son peques los hijos es mucho más fácil eso de contarles la historia de los reyes magos, hacerse a la ilusión con ellos y dejarse llevar. Yo hasta hace unos días pensaba que mi respuesta correcta al dilema mentir-no mentir sobre los reyes magos era: no, no es mentira, es alimentar la ilusión, hacerlos vivir la magia que recuerdo haber vivido yo.

Pero estos días me he enfrentado a uno que otro dialogo con mi hijo de cuatro años y la verdad, ante su mirada inquisidora y sus preguntas totalmente bien estructuradas y fundamentadas, me he sentido muy incómoda de darle falsas explicaciones. Me siento rarísima, no lo siento correcto. La mayoría de las veces me he quedado callada y su padre ha respondido pero luego, hablándolo nosotros sólos, tampoco él se siente cómodo.

Ese "yo prefiero que me los compren ustedes" me caló en el corazón. Mi hijo confía cien por ciento en nosotros, y prefiere hacernos la petición directamente a sus padres y no a tres ajenos, imagino que por la simple y sencilla razón de que tratándose de sus padres sabe de cierto que será escuchado y tarde o temprano complacido.

Así que, vuelvo a estar en un dilema... Debemos o no, queremos o no, que nuestros hijos "crean" en los reyes magos?

Por lo pronto -por hacerme de una conclusión e irme a la cama hoy sin razones para el insomnio-, pienso que la pauta la marcan ellos, el día que vea en uno de mis hijos el menor atizbo de duda, me sentiré libre de darle fin a este cuento. Eso sí, conservando (como fué en mi caso), la tradición y la ilusión de recibir regalos el seis de enero.

9 comentarios:

Maite dijo...

me pasa igual, ale, no tengo respuesta. nunca alenté demasiado, pero tampoco paré la historia. Ahora me siento algo incómoda. por un lado me gusta esa ilusión que siente, los ojos que pone cuando habla de los reyes, las historias que ella misma se forma sobre el tema. Pero por otro, será un alivio el día que se entere de la verdad.

y en plan egoista y bromista, eso de hacer regalos y que el mérito se lo lleven otros... ejem, ejem.

un abrazo y feliz año

Ale dijo...

Jeje cierto Maite, en plan egoísta y tal vez no tan en broma... Lo mismo que decimos sobre el chantaje clásico de estas fechas: que si no "se portan bien" no les traen nada. Por qué dejar en manos de extraños los límites?
Pues lo mismo, por qué dejar en manos de extraños el amor invertido en esos regalos =/

En fin...ya no sé si lo mío es por tamármelo todo más a conciencia o porque este año ando "falta de ilusión"...

Un abrazo y felíz año para ti también! =)

Maite dijo...

umm, me pasa igual, que ando falta de ilusión. Supongo que poco a poco encontraremos las respuestas... y bueno, este tema mañana caduca y tenemos tooodo un año para replantearlo.

un abrazo!

Zulema dijo...

Te entiendo porque me pasa igual, esas preguntas como queriendo sacar informacion de a de veras, y una con su, Polo Norte en mi caso, duendes, y cosas asi.

Lo que dices al final creo es la clave, la pauta la llevan ellos, y que la ilusión no dependa de cuanto traen, si no de la época en si.

Y esa falta de ilusión en ustedes, que pase pronto :)

Beshos!

Ale dijo...

Pues si Zule, al final me dejo llevar por eso este año por lo menos. Pero lo que dices, "buscan informaciòn de a deveras", es que siento que nuestros grandes estàn tan "informados" de todo (valga la redundancia) que comienzan a distinguir perfectamente entre realidad y fantasìa.
Eso sì, afortunadamente ya caduca el tema por ahora y nos queda todo un año!

Mi "falta de ilusiòn"...bueno no quise denotar tristeza ni mucho menos, màs bien, es que estos dìas todas las "creencias" me las estoy pasando por una coladera mental jeje. Ya entenderàs mejor cuando escriba sobre el otro libro que estoy leyendo ;)
Un besote a ambas, gracias por compartir.

Aguamarina dijo...

Pues he aqui otra que se une al club, jeje
Creo que yo nunca me habia replanteado esto de los reyes, vaya como adulta que soy... hasta el año pasado era "portatate bien que si no..." ya saben, chantaje barato,
Mis hijas tienen dos medios hermanitos, y ellos son los que me dan sacudidas barbaras... tuvimos todo un rollo con Santa... porque con el dolor de mi corazon no vino a esta casa, pero los reyes si... y me hacen cada preguntita que yo nomas trago saliva y trato de no meterme en una maraña grande, pero es muy dificil.

Me encanta verles su carita de felicidad con sus regalos, pero si, ciertamente tampoco me puedo sacudir la mentirota que les aviento y que se complica mas conforme pasa el tiempo.

saludos!

Fémina dijo...

Ale, te digo una cosa... no todo es tan sencillo: lo sabe, se lo cuento / no lo sabe, miento.
Si tu has llevado a tus hijos a creer en ellos porque recuerdas con cariño esa "magia", ahora no se la estropees... Y te digo ésto por dos razones, una, a mi mi madre me lo soltó de golpe, aun recuerdo, en mi habitación sentada, porque segun ella habia pedido demasiadas cosas. Asi, sin mas, de un dia para otro, con la fe ciega que yo tenía en ellos. La llamé mentirosa y sali corriendo y llorando. Ese es mi recuerdo.
Mi hijo tiene 7 años, casi 8. Lo sabe, sabe que los reyes somos los padres, y no tengo ninguna duda. Pero aun sabiéndolo, prefiere creer, prefiere hacerse el "tonto", prefiere ilusionarse y creer, es como si se aferrase a esa edad que poco a poco va dejando. Y yo lo respeto. Tengo unas ganas tremendas de que me lo venga a decir claramente, y no tengo dudas de que lo hará, pero aun no está preparado. Me ha preguntado -antes de que se acercasen las fechas- en varias ocasiones, mi respuesta es siempre la misma "¿tu que crees?". El me dice que no los ha visto... bueno, yo tampoco, le digo. En realidad creo que soy complice de su propia mentira, y cuando el este preparado para dejarla, se que lo hará. Le paso con el ratoncito perez... El ultimo diente que le cayó, me vino y me dijo myu serio: Mama, se que el regalo lo meteis los padres. Es IM-PO-SI-BLE que un ratón le meta dinero o regalito a todos los niños debajo de la almohada, que suba las paredes de las casas con todos esos regalos y que hable todos los idiomas del mundo. NO ME LO CREO, e ratoncito perez no existe!
Claro, ahi lo evidente era evidente y despues de hacerle unas pocas de preguntas, le expliqué que tenia razón.
Por eso te digo... a veces sospechan pero algo les quiere hacer seguir creyendo, a mi me parece bien, no se...
Besos y Feliz AÑo!

Ale dijo...

Hola fémina... Bueno es que mi hijo ni siquiera sospecha aún. No era por ahí mi planteamiento.
Todo este rollo es parte de mis divagaciones mentales, de que me propuse hacércelos creer como una fantasía o como un cuento mágico y que luego a la hora de la hora no me "nace" inventar nada, que me pongo muy incómoda y que incluso no le veo mucho sentido que "otros" se lleven el crédito de todo el amor y la ilusión con el que papá y yo compramos los regalos.
Afortunadamente ya pasó. Y como decíamos, queda todo un año de tregua.
Feliz año para ti también =) un beso grande!

Carolina dijo...

Tu entrada me inspiró a escribir lo que pienso al respecto.
www.solootraaficionada.blogspot.com