martes, 30 de diciembre de 2008

Reflexión de año nuevo

Creo que nunca he hecho propósitos de año nuevo...y no voy a comenzar ahora. Otra cosa son los proyectos que crecen en mi cabeza, algunos de ellos comienzan ya a notarse en el mundo de lo real y me emociona. Espero para el año que inicia, darles forma y llevarlos a cabo. Espero también, lo que todos esperamos, salud y bienestar para nuestra familia: seguir durmiendo tranquila acompañada de las tres personas que más amo, seguir alimentándome de la magia que destilan mis hijos y del amor y apoyo que encuentro en mi José.
Si algo tengo que decirle a la vida para cerrar el año definitivamente sería sólo una palabra: Gracias. Me siento de verdad una mujer afortunada, de caminar por donde camino, de los que me acompañan, de los que me siguen y de los que sigo. De crecer un poquitín cada día, de aprender tanto de tantas personas. De amar intensamente, de ser amada en la misma medida. De rodearme de risas infantiles, de cantos, de juegos, de cuentos. De contar con el apoyo logístico cargado de cariño de mi mamá.


Podría seguir con la lista de bendiciones, y ahora que me puse melancólica no terminaría...así que lo dejo así, inconcluso, para seguir reflexionando. Ojalá que en el año que comienza, cuando ría lo haga con la fuerza que me da esta lista y que cuando llore, venga a leer para secarme las lágrimas, retomar fuerzas y resurgir fortalecida.


Y hablando de resurgimientos, uno de mis proyectos nace precisamente directo de las entrañas del libro que leo en estos días, "Mujeres que corren con los lobos"... empujada por el crecimiento personal que ocasiona la maternidad, me he propuesto volverme más instintiva y menos racional que nunca, y en esas ando, buceando dentro de mi misma. Seguro que en la superficie, algo se notará.


"... Los lobos sanos y las mujeres sanas comparten ciertas características psíquicas: una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto. Los lobos y las mujeres son sociables e inquisitivos por naturaleza y están dotados de una gran fuerza y resistencia. Son también extremadamente intuitivos y se preocupan con fervor por sus vástagos, sus parejas y su manada. Son expertos en el arte de adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes y son fieramente leales y valientes.
Y, sin embargo, ambos han sido perseguidos, hostigados y falsamente acusados de ser voraces, taimados y demasiados agresivos y de valer menos que sus detractores. Han sido el blanco de aquellos que no sólo quisieran limpiar la selva sino también el territorio salvaje de la psique, sofocando lo instintivo hasta el punto de no dejar ni rasto de él. La depredación que ejercen sobre los lobos y las mujeres aquellos que no los comprenden es sorprendentemente similar..."
(Extraído de "Mujeres que corren con los lobos", de Clarissa Pinkola Estés)


Las imágenes son del blog de Camila Fernández (camiluna).

6 comentarios:

MartaSada dijo...

Pues todas las ilusiones, solo con nombrarlas, aparecen!!te lo digo yooooooo! jejeje. Un abrazo fuerteeee!!

Ale dijo...

Un abrazo Marta!
De mi parte y de parte del "secuestrador" que está aquí conmigo...

Xia dijo...

Mucha felicidad para ti y tus seres queridos.
Abrazos

Diana Saltalarana dijo...

Oler a nuestros cachorros, enraizar nuestro cuerpo al de nuestro compañero, formar parte de la manada... ser lo que somos sin vergüenza ni dudas, confiar en nuestro instinto, saber leerlo en nuestros ojos. Cada día es un reto, por las dudas, las preguntas, pero también son oportunidades para descubrirnos de verdad.
Un abrazo de loba.

Lago dijo...

otro abrazo de loba!

Ale dijo...

Xia, alegrías para toda tu familia en este año!

Diana es un placer leer tus aportaciones, un abrazo.

Idem para ti Lago, con todo el cariño...