domingo, 29 de mayo de 2011

Angustia de separación

Hoy me llegó por primera vez la revista Natural Life y me gusta. Especialmente me alegró encontrarme con él artículo de Naomi Aldort titulado "Separation Anxiety?"

Me gusta tanto que voy a compartir aquí los párrafos de mi marcatextos ;) -traducción casera y trasnochada...

Por naturaleza, no hay tal cosa como "angustia de separación". Más bien existe una sana necesidad de un niño de permanecer junto a su madre. Sólo la privación de una necesidad crea Angustia (ansiedad). Si nosotros reconocemos la necesidad tanto tiempo como el niño la manifieste no se desarrolla ninguna angustia.

El concepto "Angustia de separación" es el invento de una sociedad que niega la necesidad de contacto ininterrumpido de un bebé o un niño. En esta lógica, podríamos privar a un niño de comida y describirlo luego como "angustia por hambre" , o podríamos dejarlo enfríar y llamar a su llanto "angustia por temperatura".


La confusión parece provenir cuando vemos a un niño aparentemente haciendo regresiones en sus necesidades, ejemplo, ella se quedaba feliz sin tí antes durante un año y ahora de repente parece necesitarte todo el tiempo. No hay ninguna regla que diga que los niños que logran algo deban quedarse ahí, de hecho, la observación nos ha demostrado que la mayoría de los niños van y vienen en los estadíos. Algunas veces regresan a etapas anteriores para establecer más confianza y tomar empuje. Ellos deben sentirse seguros de saber que la puerta que dejan tras ellos nunca se cierra o no se atreverán a explorar nuevo territorio.

Otra razón para que los niños exploren cosas y luego sufran regresiones es que se vuelven más precavidos. El mundo parece demasiado simple para un toddler: mamá, papá, el sofá, la cocina, el patio, la calle... Conforme el niño se da cuenta que está creciendo el mundo se vuelve más grande y aterrador. Hay mucho más desconocido y muchas más cosas podrían pasar. El niño debe saber que explorar territorio nuevo no significa quemar el puente detrás de él. Estando seguro de esto sabrá que puede ir a explorar nuevas experiencias sintiéndose confiado.

Nosotros creamos Angustia cuando privamos, manipulamos y tratamos de medir al niño con nuestras expectativas de lo que debería ser y no de lo que es. Cuando respondemos la necesidad del niño en lugar de tratar de manipular su desarrollo, él puede sentirse contenido.

Y qué pasa cuando mamá trabaja fuera de casa?
Asegúrate que el bebé o niño permanezca en un lugar familiar y amoroso. Generalmente lo mejor es su propia casa u otra casa que le sea familiar. Con un cuidador que le sea familiar e íntimo y que lo ame, como papá o la abuela.
Si cuando regresas a casa el niño llora mucho, está enojado o irritable, dale toda tu atención, valida sus sentimientos y déjalo desahogarse. Siempre valida su capacidad de expresar sus sentimientos "tu quieres que mamá se quede contigo, lo sé, yo también te extraño, te amo mucho. Cuéntame sobre tu día". Haz las paces con la angustia de separación de tu hijo, para no sentirte ansiosa tú misma.


La negación enseña negación
Algunos padres creen que negando repetitiva y consistentemente la necesidad de sus hijos, estos desarrollarán el "músculo" necesario para aprender a estar sin mamá. Desafortunadamente el niño no aprende a estar sin mamá, en lugar de eso aprende a ignorarse a si mismo, a ignorar sus necesidades. El proceso no lo lleva a desarrollar fuerza interna sino a desarrollar resignación y pérdida de la confianza.

El niño aprende a negar su voz interna para seguir las expectativas externas. En escencia nos está diciendo con desesperación: "bueno. No escucharé mis propios sentimientos; haré lo que esperas que haga" y para hacer esto el niño debe apagar sus sentimientos y su sentido de conexión. Entrenar niños para darse por vencidos a sí mismos y seguir órdenes produce adolescentes y adultos inseguros, quienes sin pensar se dejan llevar por las presiones e influencias externas.

Cuando tu hijo te dice confiadamente, con sus palabras o con sus acciones, "quiero estar contigo todo el tiempo", y tú respondes a esa necesidad, él aprende "Puedo confiar en mi mismo, mi mamá confía en mi y me toma en serio". El niño que confía en si mismo y no se niega a si mismo en un intento de complacerte está desarrollando Autonomía y Confianza. Si no hay Separación no hay Angustia. El niño permanecerá conectado, no sólo contigo, sino consigo mismo, creando puentes de amor y autonomía.

Naomi Aldort, Natural Life Magazine, May-Jun 2011
Traducido (y recortado) por mi.

14 comentarios:

Magda Pérez Hervás dijo...

Me ha encantado como está explicado. Es una gran reflexión, que espero que quienes tengan que dejar a sus hijos no vean como un ataque, si no como una apertura de mente y comprensión hacia sus hijos. Si no te momesta, me gustaría compartirlo.

Un gran abrazo

Anónimo dijo...

Si todo eso suena muy bien...pero lo veo incompatible con lo que es la vida hoy en día. Yo trabajo, mi marido trabaja, mis padres y suegros viven en otra ciudad... ojalá me dieran, como en otros países, dos años de baja maternal, pero no ha sido así.

Ale dijo...

No es un ataque en absoluto como dices Magda. Es muy simple:
Si no hay separación no hay angustia.
Si nos tenemos que separar, que estemos concientes del precio, que validemos que la angustia existe y hay que afrontarla, nunca negarla, así el niño puede seguir confiando porque sabe que mamá sabe, que no ignora ni minimiza su sentir. Más claro no se puede.
Hagamos caso omiso a los pajarracos de culpa que nos picotean, dejemos de quejarnos de las circunstancias y hagamos lo mejor que podamos con los recursos que tenemos.

Ana dijo...

Ale, me ha encantado. Gracias por traducirlo y compartirlo.

Si me permites, respecto al comentario acerca de que esto está muy bien pero es incompatible quería decir que entonces, por el hecho de que supuestamente es incompatible que tenemos que hacer? Negar la evidencia y decir que nuestros hijos no nos necesitan? manipular sus sentimientos y necesidades con el fin de que encajen con nuestras necesidades y nuestra vida.

Las necesidades de los peques son las que son, indistintamente de que nuestra situación nos permita cubrirlas. Y creo que es bueno, al menos, conocerlas, para intentar adaptarnos a ellas en la medida de lo posible.

educandoenlacasa dijo...

Chicas: Sé que me van a pegar con el comentario que haré. Pero bueno, no puedo dejar de hacerlo.

Creo que TODO es construcción cultural. La ansiedad separación como constructo también lo es.
Crié a mis hijos con apego materno por opción. Sin embargo, creo firmemente que no existe lo "natural" en el ser humano, ni siquiera la maternidad es natural. Lo que hay son construcciones culturales, en este caso, de genero y de infancia. Biologicamente hablando hay niños, hay madres biológicas. Pero la maternidad y la infancia se alejan de lo biológico, se historizan, pues son socialmente construidas.
Para mi eso es bellísimo, pues en mi caso escogí un modo de ser pareja, de ser madre, de ser mujer. No es una imposición, no es natural lo que hago con mis hijos, puedo decir que no, puedo criar diferente, podemos ser felices en esa diferencias

Magda Pérez Hervás dijo...

Yo he tenido la gran suerte de no sentirme coaccionada al tomar la decisión de criar a mis hijos. Pero a pesar de ello si que me he encontrado con gente extrañada e incluso incomoda con mis respuestas a la hora de explicar lo que pienso sobre las guarderias y el dejar a los niños con otros.

El viernes mismamente, se me caia el alma a escuchar como una mami que no trabaja y puede atender a su hijo, me comentaba orgullosa que ese mismo dia habia entrado por primera vez a la guarderia (con excasos 6 meses) porque claro, es tan buena para ellos...
me ofrecia motivos, a los que yo respondia con mi experiencia propia y la de mis hijos.
-no han tenido problema de adaptacion al entrar al cole.
- no se han puesto malos en el primer año. (algun catarro sin importancia)
- no se les notaba retraso o algo comparable con otros niños de su edad en psicomotricidad (fina o gruesa), habla, relación (con compañeros o profesores,...

Cada niño es un mundo, cada familia, cada momento es diferente, cada cual tiene unas necesidades... pero no entiendo porque se les niega esa atención y esas necesidades a quienes mas queremos, engañandonos con falsas palabras. ¿quizas para que no nos duela tanto, porque para los padres/madres es muy duro y tambien doloroso.

teresavet dijo...

No estoy de acuerdo con educandoenlacasa, la angustia de separación no es cultural, muchos animales gregarios la tienen cuando son separados de su madre, o de su grupo. Es una reacción natural de un animal que necesita de su grupo, o de su madre, para sobrevivir.
Aunque a veces estos nervios no son normales, y se producen verdaderas crisis de ansiedad (tanto en personas como en animales)cuando se quedan solos. Y sí, claro, si no hay soledad no hay ansiedad, pero la vida no es ideal, y hay que dejar a los niños con otras personas, y lo ideal es que pudieran tener un aprendizaje y una adaptación adecuados para cada uno, pero por desgracia muchas veces no se tiene tiempo, y pasan estas cosas...

Carol dijo...

Totalmente de acuerdo.
Nuestr@s hij@s tienen sus tiempos y sus ritmos, ¿por qué no habríamos de respetarlos? ¿A los adultos no nos gusta que se nos respete?
Me parecería una crueldad que ell@s nos necesiten y nosotr@s les apartemos porque nos molestan o porque queremos que sean independientes (si ahora les damos lo que necesitan llegará un día en que serán independientes y autosuficientes).

Feliz Mamá dijo...

Muy interesante, jalo tu publicación a mi blog.
Saludos!

Anónimo dijo...

Estimado ANONIMO:

Eso, todo eso que expones en tu post, lo hubieras planteado y RESUELTO "ANTES" de decidir ser madre. No hay "vida moderna" ni "incompatibilidades", hay decisiones......

Ale: Mejor escrito no hay, mil gracias por compartirlo.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo del principio. ¿para ser madre, entonces, tengo que renunciar a lo que soy?
Soy maestra, adoro mi trabajo, creo que, igual que la sociedad me aporta a mí cosas (si estoy enferma tengo un médico, si necesito pan, tengo un panadero), yo también tengo que aportar algo a los demás. Yo lo siento así. y ME NIEGO a transmitirle a mi hija el mensaje de que, en cuanto sea madre, tendrá que dejar de ser ella para convertirse en esclava. Lo siento, pero mi hija no va a recibir esa educación de mi. Le enseño a que ella tiene su espacio cuando le apetece jugar sola, estar con otros niños...y mamá y papá tienen el suyo. Luego, juntos, formamos una familia, pero cada uno es independiente y libre.

Anónimo dijo...

PD: habéis pensado cuántas mujeres serían madres si realmente para ser una buena madre hiciera falta renunciar a todo y estar 24 horas con tu hijo hasta que le salga bigote?
Yo he sido hija de madre trabajadora, y os aseguro que es la mejor madre del mundo. Me enseñó el valor de la libertad, la independencia, la lucha por lo que uno quiere, el valor del esfuerzo, de la satisfacción de ser feliz aportando algo a los demás (ella es médica)

Feliz Mamá dijo...

Con todo respeto Anónimo, me parece que aquí nadie dice que para ser madre "tendrá que dejar de ser ella para convertirse en esclava". No tiene nada que ver con lo que dices y si lo ves de ese modo me apena mucho, yo soy madre trabajadora y me despierto más temprano para atender a mi hija abrazarla mucho y explicarle que tengo que ir a trabajar, cuando llego del trabajo procuro atender las necesidades de mi pequeña y NO POR ESO ME CONVIERTO EN SU ESCLAVA.
Se trata de respetar a nuestros pequeños, darle a sus sentimientos la validez que se merecen.

Ale dijo...

Gracias Andrea, pues si, creo que la construcción de lo que llamamos "maternidad" es cultural, el concepto "angustia de separación" analizado como sentimiento, como vivencia de un animal gregario que es totalmente dependiente de un organismo adulto por un periodo de su vida, es real, aunque le demos luego los matices culturales que queramos.

Anónimo: es que el ser humano NO es independiente, es interdependiente...Desde ahí estamos truncados. Dices "darle a sus sentimientos la validez que se merecen", pues por ahí podemos comenzar a entendernos. Para mi, que soy madre por elección de vida (y que trabajo también, soy médica), para mi el dedicar mi tiempo a mis hijos NO es esclavizante, es mi elección. Y el día que tengo un compromiso de trabajo y no puedo dedicarle a alguno de mis hijos todo el tiempo que merece, ok, se queda con un cuidador familiar y amoroso, y si presenta una angustia por haber estado separado de mi lo que me queda es validarla y darle el espacio para que su sentimiento exista se comparta...
En ningún lado del artículo se habla de esclavitud ni de pasar por encima de las necesidades de otros (ni siquiera de la madre o del padre).
A veces la culpa nos hace encontrarle cinco pies al gato.
Lo digo de nuevo, el resumen: La angustia existe si hay separación, y es válida. Si no te separas no hay angustia. Si tienes que separarte lo menos que puedes hacer es validar los sentimientos de tu hijo.

No tengo interés en polemizar, simplemente comparto lo que a mi me hace sentido. Y me parece totalmente válido que no sea así para alguien más.