jueves, 23 de diciembre de 2010

Creer o no creer...

En esta cama hemos encontrado una palabra que resuelve algunas de las situaciones peliagudas creadas por el dilema creer o no creer: Leyenda.
Gracias a la lectura los niños identifican que una leyenda es una historia en la que podemos creer. Que algunas personas creen mientras que otras no; e incluso que en algunos momentos de la vida podemos creerlas y luego cambiar de parecer.

Y, de alguna manera, unos antes y otros después, cayeron en el mismo saco, por propio peso y sin intervención de nosotros los adultos: los dragones, las hadas, el ratón Pérez, Santa y Los reyes magos.

Creo que San, gracias a su espíritu científico inquisitivo, comienza a distinguir entre realidad y fantasía. Pero aún, prefiere la fantasía.

El otro día me abordaron los dos juntos:
S- Mamá, mira los dragones son una leyenda pero yo sí creo que existieron. Entonces existieron? o no?
Yo- Tú que crees?
S- Que sí
Yo- Pues existieron para ti.

A- Pero, mamá. verdad que los reyes magos también son una leyenda?
Yo- tú que crees?
A- que si, pero si existen ¿o no?
Yo- ustedes creen que existen?
S- si, porque nos traen juguetes!
Yo- aja
S- pero tú que crees mamá? que son una leyenda o que existen?
Yo- algunas personas creen que existen y otras que no, por eso se le llama
S- Leyenda! Pero yo si creo en esa leyenda.
A- Y yo!

Así está la cosa. Dos niños de cinco y cuatro años han elegido el camino de la ilusión, al igual que se dejan llevar por historias fantásticas como la de "La bruja diminuta" o la historia del monstruo de calabaza de Franny K Stein... La imaginación toma caminos insospechados para quienes ya habitamos casi permanentemente en este mundo de realidad... Yo no me atrevo a seguir la tradición de los reyes magos a pies juntillas: no voy a hacer un teatro de mentiras en torno al tema con los niños y eso lo tengo claro desde siempre. Incluso pienso que no es mala idea decirles de una vez que los papás compramos los regalos con la misma ilusión que ellos los piden, y que nos da tanta alegría como a ellos levantarnos el seis de enero en medio de regalos, galletas y leche caliente...

Pero después de aquella conversación lo he pensado un poco mejor: si ellos deciden creer, que así sea, como creen en los dragones, como entran en cada uno de los mundos otros que descubrimos cuando abrimos un libro. Muchas, las más de las veces esos mundos han quedado abiertos en casa por un tiempo, y ahora que lo pienso detenidamente nunca me ha molestado su presencia sino todo lo contrario... Tal vez por eso nos gusta tanto la lectura, porque abrimos puertas por donde entra lo inesperado, ahora mismo estoy leyendo la vida de Isabel Allende en "la suma de los días" y si logro sustraerme del vaivén de la rutina de pronto hasta puedo ver caminar en la banqueta contraria a la familia de la autora ;)
Así que, Queridos reyes magos, e incluso Santa, leyendas y tradiciones bellas de cualquier tiempo y cualquier lugar, si quieren venir a casa e instalarse un rato en nuestras ilusiones, sean bienvenidos =)

Sigo sintiéndome incómoda cuando a sus cabecitas llegan destellos de realidad y preguntan por ejemplo que cómo hacen los reyes para saber dónde es la casa del Santiago que mandó el globo con su carta desde la escuela. Pero estoy segura que cuando estos acosos de realidad me tengan contra la pared vamos a encontrar juntos la forma de terminar de buen modo la fantasía que ahora reina porque tengo la conciencia tranquila, nunca he hecho o dicho nada que no sea la verdad; y principalmente porque les dejaré a ellos la batuta como hago desde ahora: que cada uno crea en lo que quiera creer.

Yo -Y qué escribiste en tu carta Azu? Qué le pediste a los reyes?
A - Una moto para papá, porque quiere una moto...
A propósito, Felices fiestas.

18 comentarios:

Oddiseis dijo...

Ale, gracias por este post.

Como ya leiste en mi blog, ando dandole vueltas a que hacer con respecto a este tema y creo que voy a seguir tus pasos.

Bajo mi punto de vista has sabido encontrar el equilibrio para mantener viva la ilusión sin recurrir a la mentira.

De hecho, creo que es muy bueno para ellos el hecho de que tengan que formarse una opinión al respecto, que ellos deciden si creen o no y no que se les de el cuento totalmente cerrado.

Muchas gracias y felices fiestas!

Ana dijo...

Ale, soy Ana, no Odisseis!! no me he dado cuenta de que estaba en la sesión de papá!

Un abrazo.

vilmati dijo...

ajajaj Ale, estamos en la misma! Parece que los niños siguen enseñandonos el camino de la crianza. Uno tiene siertas ideas o ideales, ellos nos van mostrando el cómo. Mi hija también elije creer. Tiene 4 y medio. Y yo tampoco le he dicho nada que no sea verdad. He recurrido también al:"vos que crees?" y le conté que Papá Noel es un personaje, como los de los cuentos como Pinocho, como los de las obras de teatro, y luego de mis respuestas, otra vez algo que me indica que elije creer ;)
La magia de la infancia no necesita de mentiras, porque cuenta con la fantasía.
Nos ha acompañado a comprar regalos.También sabe que nos gusta regalarnos entre nosotros. Y no ha preguntado nada asociando eso con los que después ve en el árbol.
HERMOSA ENTRADA!
Feliz festejo, y que tengan un año nuevo alegre y amoroso y que la salud los acompañe!

vilmati dijo...

ejejemmm "cierto!" quise decir! :S

lalit dijo...

Feliz Navidad!
felices Fiestas!
Con mucho amor desde la orillita del mediterráneo!

Luisina dijo...

como sabés, este es mi punto de vista también, desde el año pasado he decidido que simplemente lo vamos a tomar como "ficción" y ficción NO es mentir...bueno, las leyendas son ficción también!
Ahora, cuando pregunte no sé qué voy a hacer, lo decidiré sobre la marcha ;-)

Besos Ale!
Que pasen unas fiestas tranquilas y en familia :)

Luisina

caso.omiso.org dijo...

como se enfrenta un niño al chantaje y la mentira de los reyes magos...

una mujer muy cariñosa, excesivamente cariñosa (pesada y empalagosa) se acerca a un niño de tres años que hace ya tiempo que no la soporta, en cuanto la ve venir se pone a la defensiva y, a pesar de que ya habla fluidamente, se defiende de ella con "gruñidos" y apartándose de ella tanto como puede. Ella se dirije al niño con "que guapo es, me lo comería" todo el tiempo intentando atraerlo hacia ella, abrazándolo pese a sus negativas y a que él se le revuelve en los brazos para desembarazarse de ella. Y la mujer ya harta del rechazo del niño sin pensar en que lo que ella hace es una "violación" continua de la intimidad del pequeño, le pide que la acompañe cogido de su mano, le pide pero sin esperar respuesta le coge la mano y tira de él medio arrastrándolo, el se agita para separarse de ella y del tirón se cae de culo al suelo, y sin embargo ella le espeta: "pero que niño tan malo, como te sigas portando tan mal los reyes no te van a traer ningún regalo".

Otro caso: llega una abuela y le da la niño los regalos que le ha traido papa noel: primero le da un huevo sorpresa, el niño sonrie y ella le dice... "pero no es para ti, es para tu papá", el niño empieza a mosquearse, le quita el huevo sorpresa y le da otro, le dice... "pero este no es para ti, es para tu mamá". El niño ya se cabrea de que le pongan el regalo en la boca para luego quitárselo (¿que tipo de enseñanza se supone que es esta, papá noel no traia regalos para que los niños se sintieran bien?)... acto seguido la abuela le chantajea para que el niño reprima su malestar que se supone es una mala accion... "pero si papa noel también te ha traido a ti un huevo sorpresa, y más regalos, pero como te sigas portando así de mal se los va a llevar otra vez y no te va a dar ninguno".

Otras lindas frases para maltratar a tus hijos o cualquier otro niño que te encuentres por ahí:
"Portate bien, que si no los reyes magos te van a traer carbón"
Me contaron un caso de unos padres que realmente le pusieron carbón a su hijo antes de darle los regalos para "darle una lección", los reyes magos y papa noel provocan situaciones realmente crueles, con su omnisciencia de todos los "pecados" que se supone cometen los niños y que los adultos hemos inventado contra su sano desarrollo.

¿Qué opino de los reyes magos y papa noel?
despreciable recurso usado comunmente para la mentira, el chantaje y el maltrato. Además del consumismo evidente que desprenden estos personajes.

xilpayatl dijo...

Gracias hermosa Ale...siempre aprendo de ti y de tu hermosa familia!
Me recordaste a varias cosas que lei en Summerhill...qué desafiante es de verdad criar a un niño en libertad. Sigo esforzandome, pero mis propias sombras me estorban.
Seguiremos en el trayecto con esperanza y alegria...es un honor transitar por la maternidad acompañada de mujeres como tu.
Que sea un nuevo año de muchas más bendiciones!!!
Besos

Ale dijo...

Ana, Vilma, Luisina, Lalit, Tania felicidades y gracias. Sorry por el retrso estamos sin compu.
Caso omiso tienes toda la razón. El chantaje en esta casa te aseguro que no se nos da pero por ningún motivo, mucho menos en estos temas. Y con lo del consumismo concuerdo con tu idea, tratamos pero siempre resulta muy difícil sustraer la crianza de nuestros hijos de la sociedad que nos rodea. Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Wow this is a great resource.. I’m enjoying it.. good article

Zinnia Muñoz dijo...

Pues, como con el ratón Pérez, a mí esos cuentos no me gustan mucho. Desde el comienzo decidimos que no íbamos a jugar a eso. Respetable la posición de cada uno. Los chicos saben que en Navidad siempre tendran algún regalo y que sin importar su valor material o lo grande del paquete, se les dá con amor y pensando en ellos. Nunca hay amenazas o que está condicionado a lo que hacen o dejan de hacer, como dice alguien arriba eso es chantaje y del malo. Si uno da algo es porque ama, quiere y puede, y ya está.

Me gusta con los grandes hablar de como inician ese tipo de leyendas, ya que muchas tienen datos históricos interesantes, reflexionamos alrededor de la publicidad, de la moda, de las condiciones laborales en que son fabricadas todas estas cosas que se venden masivamente, de la inutilidad del comprar por comprar... En fin, cada loco con su tema

Ale dijo...

Yo pienso muy parecido zinnia. Los regalos se dan porque se ama, sin condiciones. Y sin fechas... De hecho nosotros nos "adelantamos" ya los mejores regalos, los compramos como familia y ya. Y para la noche de reyes quedan detalles sólo porque los niños tienene la ilusión y la zozobra de seguir el juego como comento arriba...

caso.omiso.org dijo...

personalmente no estoy de acuerdo con el método, creo que una sana fantasía de los niños debe apoyarse firmemente en la realidad, cuando esa fantasía a sido orquestada por los adultos con un interés económico brutal como es el caso de papá noel y los tres reyes magos, a la par que expone al niño al chantaje emocional de terceras personas.

primero los niños piensan que los reyes magos son los que les traen los juguetes, es decir que participas activamente en esa mentira, por que no dices a tus hijos que esres tú, o tus familiares y amigos los que traen los regalos en ese día, el día de los reyes magos, no es una forma de mantener esa mentira.

despues estás evadiendo una respuesta, los niños te preguntan reiteradamente lo que crees tú; pero tú los dejas en su nebulosa rebotándole la respuesta, con lo que ellos no podrán apoyarse en su figura de referencia ya que esta no les responde, no ya la verdad, sino ni siquiera lo que ella cree. no es lo mismo que la idea de dios, que hay adultos que creen y adultos que no (si un niño me pregunta la verdad puedo decir que algunas personas creen y otras no, si me pregunta sobre lo que yo creo diré que no) llegado un punto de madurez los niños ya comprenden que las creencias son diferentes para cada persona, si se respetan sus creencias sabrán también que no tiene que creer lo mismo que nosostros; en el caso de estos personajes de ficción chantajistamente omniscientes todos los adultos saben que no existen, no hay lugar a creencias, es una realidad patente. inducir esta fantasía sin apoyarla firmemente en la realidad es provocar una indefensión en ellos frente a terceros y a los perniciosos mecanismos del marketing de esta sociedad.

la fantasía que los adultos inducen en los niños para fines concretos (fin económico de la sociedad de consumo) no tiene nada que ver con la fantasía sana que los niños desprenden apoyados en la realidad y con la que nos contagian su alegría a cada instante.

caso.omiso.org dijo...

corrijo: lo que rebotas a tus hijos es la pregunta (no la respuesta como dije anteriormente), ellos, dentro de la nebulosa que han creado en torno a esa fantasía que los adultos les han inducido se ven forzados a responder algo, y tu les niegas apoyarse en ti como figura de referencia al negarte a contestar. dentro de esa nebulosa y sin una idea elaborada, la urgencia hará a los niños responder lo primero que les venga a la cabeza, probablemente la idea que más les convenga, claro, si nos traen juguetes pues mejor que existan.

Es decir: traes juguetes a escondidas a tus hijos en nombre de un personaje ficticio supuestamente omnisciente en el que ningún adulto cree, haciéndoles ver con esto que es real, después te evades de las preguntas de tus hijos y se las rebotas a ellos, posteriormete, cuando tus hijos, presionados por la urgencia de una respuesta, confirman la creencia en él, no les contradices con la realidad. Y finalmente les confirmas el hecho como real mintiendo (dices que algunas personas creen y otras no cuando los únicos que creen son los niños a los que los adultos han mentido, ya que todos los adultos tienen la certeza de que papá noel no es real)

Ale dijo...

Entiendo tu planteamiento caso.omiso, y lo agradezco porque leerte me ha movido algunas ideas que creía certezas inamovibles.

No pretendo tener la respuesta o "El método" ni en este ni en ningún tema, simplemente porque es imposible, la vida al lado de mis hijos me lo ha enseñado...la crianza es un proceso en el que voy aprendiendo con el paso del día a día. Y creo que cuando logre tener todas las respuestas será porque mis hijos ya habrán crecido y probablemente ya no las necesite.

Los reyes magos y santa son en mi casa personajes literarios, de los cuales leemos y comentamos las tradiciones que se han forjado sobre el tema a lo largo del tiempo, entendiéndolas como costumbres de la sociedad en la que estamos inmersos (regida por las leyes del consumismo sí, qué le vamos a hacer). Te concedo razón en que todos los adultos sabemos que no existen y que al final de cuentas el hecho de ocultar mis respuestas constituye una mentira... Y sin embargo, será que aún no me cambi completamente el chip y sigo militando en las filas consumistas, pero no me atrevo a arrancar totalmente a mis hijos de la enredadera social en la que estamos metidos como para criarlos en maceta; por lo menos por el momento he decidido que su entorno es más benéfico que maligno y quiero que se nutran también del mundo exterior...

Lo que está totalmente fuera de nuestro punto de vista es el chantaje.

El hecho de decidir seguir la tradición a manera de juego, por el momento nos funciona, a nosotros, en nuestro contexto, por ahora. Pero nada está escrito...

De nuevo gracias, porque tu comentario me ha obligado a cuestionarme lo que pensaba resuelto.

Saludos.

vilmati dijo...

Jajjaj , me rio porque me ha gustado el comentario de caso.omiso y a mi también me moviliza y hace replantear puntos. No se a ustedes, pero a mi, estos temas polémicos y los distintos puntos de vista me encantan ;)
Cuando a las 11( no llegaba despierta a las 12) fuimos a buscar los regalitos, mi hija, asustada me dice que tiene miedo de ver a Papá Noel, y me pide upa. Entonces yo le digo: -Oli, quienes hacen los regalos? Quienes los compran? y me sonrio. Ella:
-nosotros, vos.
-bueno, entonces Oli, no tengas miedo no está Papá Noel, es una leyenda, un personaje como en los cuentos. Vamos a ver los regalos!

Estoy segura que lo sabe. Ella sabe que no existe pero le gusta creer que si.
Mas vale que el entorno, la sociedad, ayudan en esa creencia. Mamá dice que no, pero mis amigos creen que si, mi abuela me pregunta si escribí la carta, todos me preguntan que me trajo... ES COMPLICADO.

Antes de esa noche, ya le habia dicho que era un personaje, que no era de verdad, y que los que veía por ahí eran personas disfrazadas, como los actores.Y vino una amiga ella, y O le dijo eso, y me llamó a mi frente a la mamá de esa nena, que sí quiere que su hija mantenga la fantasía, para que yo en persona le diga a su amiga la verdad. A lo que yo respondí que, ese que habían visto, era uno disfrazado, y que cada quien elije en que creer. Que respete si su amiga quiere creer que papá Noel es de verdad.

También nos pasó que la abuela de mi hija, le dijo que PN veía todo y que si ella mentía o peleaba PN lo sabría...
HORRIBLE! me hizo enojar mi suegra y se lo dije. Y a mi hija le dije que eso era mentira! pero le ocacionó mucha tristeza y crisis de llanto que hizo que dijera tooodas las "mentiras" que había dicho y todo lo mal que se había portado cual confeción :(

caso.omiso.org dijo...

hola ale,
perdón por el tono de juicio y ataque en los comentarios anteriores, tengo la neurosis en una fase brutal...
yo también aprecio mucho tu blog, también me hace reflexionar.

en las etiquetas a este artículo pones "crianza sin dios", pero yo creo que la figura de papa noel y los reyes... tienen mucho de ese dios omnisciente en el que se cree por fe (los niños no son tontos y saben diferenciar fantasía de realidad) y que te va a juzgar desde las alturas, cada año, inoculándote el "pecado original" (la represión que uno debe hacerse a si mismo por la presencia vigilante de un policía universal).

He decidido escribir mi propio artículo sobre el particular:
los reyes magos y papa noel

te envío un abrazo y gracias por tus artículos

Ale dijo...

No hay nada que perdonar...

Y una vez más, mi modo de crianza se va haciendo al andar, por tanto es imperfecta...por cierto, es atea desde hace bien poco, estamos en fase de "destrucción" de la mochila de creencias que traemos en las espaldas (nosotros los grandes).
Abrazo.Gracias por comentar!