martes, 26 de octubre de 2010

De roedores intrusos 3 y última...

A quién no le ha tocado en la vida transportarse en un taxi a cuyo conductor le pagarías el doble si condujera Callado...
Estaba preocupada porque atrás del diente flojo de Santi se asomaba ya el permanente, para mi gusto muy atrás... Así que hoy visitamos a la dentista, quien determinó que lo mejor era sacar el temporal (que de todas formas pendía de un hilo y estaba causando inflamación importante en la encía).

Mi niño un valiente durante todo el procedimiento, con las manitas frías y húmedas apretaba mis manos, que tenía "un poquito" de miedo pero estaba confiado y tranquilo. Nos veíamos a los ojos y yo le iba explicando, ahora te va a poner tal, ahora va a jalar, ahora esto o lo otro.

Y tomé la iniciativa de hacerlo así porque al inicio le dije: tranquilo, la dentista te va a ir explicando...Pero me tuve que meter en medio de su desastre:

D - ok, cuál es tu caricatura favorita
S - Phineas y Ferb
D - ok, pues voy a jalar tu diente, pero no vayas a llorar porque si lloras Phineas y Ferb se pondrán tristes, no quieres que se pongan tristes o sí?
Yo - O.o ???????

Cada ocasión que tenía la pobre para hablar metía la pata: "el ratón de los dientes no viene cuando los niños no ayudan al dentista" ...
La verdad es que yo me concentraba en hablar para que ella se callara de una vez. Y mi pobre hijo me veía con una carita de ¿y esta de dónde saca tanta tontera?

Así que el diente ya está fuera. Esperaremos tranquilos y pacientes a ver cómo termina de salir el permanente. Llegamos a casa y buscó su libro emocionado, guardó su diente en la cajita y la cajita en un cajón donde guarda sus cosas importantes (léase folletitos, instructivos, etc).

Del ratón Pérez nadie se acordó a la hora de dormir, y sin embargo mañana cuando San despiertó había una sorpresa de parte de papá y mamá que comparten orgullosos su alegría... Hace días pasé por una tienda de esas de todo a un módico precio y encontré una bolsa con una docena de dientes de vampiro jejeje, mamá prevenida vale por dos. San se los llevó a la escuela, pensando en compartir la historia con los amigos y regalarles a cada uno un par de colmillos ;)


7 comentarios:

lalit dijo...

¡Los colmillos de vampiro son una idea fabulosa! Eres una mamá genial!

Lola dijo...

Felicidades San por tu primer diente, aunque para ser una primera vez ha sido un poco accidentada. Ale, yo lo hubiera pasado tan mal como tú oyendo a la dentista :)
besos

Albertina dijo...

San es un valiente!!! :)

Melina dijo...

Y colorín colorado... qué valiente y que templanza la tuya al escuchar tantas sonseras adultas, Dios a mi me cuesta tanto, seguro se me hubiera escapado alguna frase "que cosas sonsas se le ocurren a la doctora no? mira si tu personaje se va a enojar porque demuestres lo que sentis?!" un beso

Ale dijo...

=) gracias =)

Maulina es que "en persona" soy muy prudente y modosita hehehe, vicios de mi infancia supongo... Pero la verdad es que lo estaba pasando mal con la doctorcita hasta que me dí cuenta que a mi hijo sus comentarios no le hacían mella, entonces me relajé...

Abrazos!

xilpayatl dijo...

ajajajaja...que risa con la dra y sus comentarios "relajadores" jajaja
Menos mal que San ni caso hizo :-)

vilmati dijo...

Ay Ale, a mi también se me borran las respuestas debido a las emociones, que bueno que tu hijo casi no la escuchaba.
Muy valiente San, ojalá el proximo diente se caiga mas facil, no?