domingo, 26 de septiembre de 2010

El tiempo de los niños

Muchas veces hemos llegado tarde a la escuela. Y normalmente no hay problema en ello, nos abren la puerta a la hora que lleguemos... Pero de alguna actividad interesante se habrá perdido Azul el otro día que ahora me dice en las mañanas que "seamos puntuadas, osea que lleguemos a tiempo".

No podría escribir aquí (ni creo que sea necesario hacerlo) sobre todas las vicisitudes que transcurren en una mañana con dos niños de cinco y tres años, ni sobre todas las artimañas que una va aplicando para evitar que surjan y que con toneladas de paciencia pueden ser más o menos sobrellevadas a contrareloj... Pero últimamente he perdido eficacia, he decidido morderme la lengua cada vez que voy a decirles "se nos hace tarde" o "tengo prisa". Lo decidí un día por la mañana en que íbamos en el carro y por haber olvidado mis lentes de sol iba manejando con el ceño fruncido. Entonces San me dijo -Mamá, tenemos prisa? /No hijo es temprano / -Ah, es que te veo así como enojada... y con su manita se arrugó la frente para indicarme mi gesto.

Claro que me cuesta trabajo, por eso digo que me muerdo la lengua, es difícil absorber el golpe del estrés que trae el día que inicia tarde, el tráfico, los compromisos que se irán posponiendo en el día y que nos irán comiendo los cinco o diez minutos que nos faltaron por la mañana, absorberlo para no traducirlo en un "se nos hace taaardee!". Pero trato de ponerlo en la balanza y siempre, siempre vale la pena quedarme callada.

Cuando me he callado y en vez de carrerearlos me he dedicado a mis cosas he sido testigo de sucesos maravillosos: la cara de satisfacción de Azul cuando por fin después de muchos intentos logra abrocharse por si sola los zapatos, la profunda concentración de San para decidir si se llevará un libro u otro para compartirlo con los amigos, etc.
Después de todo, es también SU tiempo, y el apurarles últimamente me parece irrespetuoso. Claro que como no vivimos en medio del campo tenemos a la vez que respetar los tiempos ajenos, los tiempos de aquellos con los que hacemos compromisos. Pero cinco o diez minutos qué le quitan a nadie? y en cambio para los niños son toda una inversión.

Encontré este video, una conferencia de Francesco Tonucci sobre El Sentido del Tiempo en los Niños. Larga pero muy enriquecedora, vale la pena verla enterita... Heme aquí desvelándome por ella, a punto estuve de ponerle pause e irme a la cama pero en el minuto 10 comienza a ponerse interesante, tanto que saqué papel y pluma para hacer mis anotaciones ;)

- Aprox del min 10 al 20 habla sobre esto del valor del tiempo para los niños, nos recuerda que son EXPLORADORES de su medio, que lo importante para ellos es el camino y no el destino (todo lo contrario a los adultos -somos raros los adultos-).

- Del min 20 al 30: lo que yo llamo el "discontinuum". Interesantísima disertación sobre lo que sucede hoy en día con los niños, pretendemos que pasen en automático de la total dependencia a la total independencia. Todos los adultos estamos sobre ellos todo el tiempo dirigiendo y controlando, y de pronto, al joven se le exige tomar decisiones para las que nunca practicó. Y de cómo pretendemos meterlos en una burbuja aséptica donde no es posible ni siquiera que se raspen una rodilla, pero luego de pronto les damos una moto o las llaves de la casa.

- Minuto 31: cómo pasan el tiempo dentro de casa, el problema no es lo que les ofrece la pantalla (tv, videojuego, internet), sino de lo que les priva: de tiempo libre, de correr, de salir, de inventar. Sobre los adultos "aprovechados" del tiempo de los niños, que hemos descubierto la importancia del tiempo infantil y hemos decidido apropiarnos de él atiborrándolos de clases.

- El minuto 38 me encantó, me pareció muy Jean Liedloff - style. Del por qué de los accidentes en el hogar (que tienen los índices más altos de frecuencia como causa de morbilidad infantil). El aburrimiento es bueno dice, pero afuera, porque impulsa al niño a crear... Pero dentro de una casa aséptica y "segura" el aburrimiento de un niño es lo más peligroso, porque un niño no se permite estar aburrido, le es insoportable.

- En el minuto 40 cierra con broche de oro, las tres inversiones que ha que hacer en la infancia: La lactancia materna por lo menos el primer año de vida (un año de madre para cada niño), el juego, y la escuela infantil. Y al final una sorpresa...

No se lo pierdan.



Otro enlace de interés: El proyecto "La ciudad de los niños"

10 comentarios:

xilpayatl dijo...

Ale querida, muchas gracias por el video, me lo voy a refinar todito, espero que pueda ser completo ahora, pues el tiempo de mi hijo comienza muuuuy temprano jajaja. Asi es, domingo y de cualquier manera a las 6 am :P Vengo a comentar mas despues, seguro que me hara ruido...
Besos hermosa!

xilpayatl dijo...

Y llegue al final! hermoso...Ale, has leido alguno de sus libros???

Mari Carmen Herrero dijo...

Ahora mismo no tengo tiempo de ver el vídeo, pero ten por seguro que en cuanto pueda lo veo.
¡Cuánta razón tienes! No somos nada respetuosos con el tiempo de los niños. Si, como tú dices, les diéramos esos diez minutos de más que les hacen falta, descubriríamos habilidades de nuestros hijos que normalmente no pueden mostrar porque no les damos tiempo.
Me ha gustado mucho la reflexión de tu post. Me ha hecho pensar, y sobre todo, tomarme tiempo.
Besos.
Mari.

Mari Carmen Herrero dijo...

Ahora mismo no tengo tiempo de ver el vídeo, pero ten por seguro que en cuanto pueda lo veo.
¡Cuánta razón tienes! No somos nada respetuosos con el tiempo de los niños. Si, como tú dices, les diéramos esos diez minutos de más que les hacen falta, descubriríamos habilidades de nuestros hijos que normalmente no pueden mostrar porque no les damos tiempo.
Me ha gustado mucho la reflexión de tu post. Me ha hecho pensar, y sobre todo, tomarme tiempo.
Besos.
Mari.

Luisina dijo...

amo a Frato, ya había visto el video, es espectacular :)
Besos!

Luisina dijo...

ah, te cuento tb que mi ciudad forma parte del proyecto La ciudad de los niños, tenemos tres lugares públicos diseñados dentro del proyecto y son fantásticos...pero hace falta seguir trabajando y no todos los gobiernos tienen las mismas apuestas...

Paolani dijo...

Hola Ale, me encanta tu blog y lo leo desde hace un tiempo, nunca habia comentado.
Muchas gracias por compartir este video , es excelente y ademas tus reflexiones son muy acertadas.

La Malkita dijo...

Me encantan las palabras de Azul (puntuadas) :) me gusto mucho tu articulo más que el video ... lo siento Tonucci! y creo que tienen mucha razón (tu y el), las madres con el pretexto del apuro, desaprovechan muchas nuevas inquietudes de los niños y no los dejan hacer muchas cosas importantes para el desarrollo de sus habilidades y de su autoestima ... hasta ahora recuerdo todas las veces que mi madre me ha quitaba las cosas de las manos "porque me demoraba mucho" o porque tenia miedo de que las rompa :( ... a veces esas cosas dejan huellas en los niños y les hacen pensar que son unos inutiles ...

Ale dijo...

No Tania, no he tenido la fortuna de tener un libro de Frato entre mis manos =( ... si vieras mi wish list de libros te vas de espaldas...y es que tengo vicio, me gusta que sean MIOS hehehe no valen los de las bibliotecas ni los prestados =P

Mari Carmen me alegro, si todos nos detuvieramos un poquito aprenderíamos tanto...

Lusina es cierto, sabía que Rosario era una de las ciudades...algún día me cuentas más del tema? Yo también te leo siempre, me fascinan tus fotos y no sé por qué leerte me remonta siempre a una tarde soleada...te lo había dicho antes?

Paolani y Malkita, gracias por comentar =)

Besos!

Mari Carmen Herrero dijo...

¡Ya lo he visto Ale, y me ha encantado!
Gracias por descubrirme a Francesco Tonucci.
Besos.