jueves, 22 de julio de 2010

Vacaciones

Nos tomaremos unos días para escaparnos, como siempre que podemos, huiremos de la urbanidad... Vamos a respirar color verde y meternos al agua, mucha agua ... más que la de los charcos de deja la lluvia.


¿ Aprovechamos las vacaciones?
Por: Neva Milicic,
Las vacaciones son una instancia esperada por todos en la familia para descansar. Incluye las fantasías de realización de todo aquello para lo que no tenemos tiempo durante el año. Disponer de libertad para estar con quienes queremos, sin mirar el reloj. Los niños no son una excepción. Durante todo el año añoran las vacaciones como un tiempo sin mayores demandas y en que sus padres tendrán tiempo para compartir, jugar y estar con ellos. Los adolescentes las imaginan como un espacio sin obligaciones que les permitirá estar con sus amigos y amigas y desarrollar sus intereses.

Ojalá las vacaciones pudieran ser al menos una aproximación a las fantasías de los niños y de los adultos. Padres descansados sin duda serán mejores padres. Muchos de los mejores recuerdos de infancia de los adultos están en torno a las vacaciones. Frases como: "Aquí fui de camping con mi papá" o "Cuando fuimos de vacaciones al sur" o "Cuando me dieron permiso para ir de campamento" dan cuenta de cómo unas buenas vacaciones no sólo son reparadoras, sino que se graban con fuerza en la memoria emocional.

Muchas veces, estas fantasías se ven interferidas por los "yo debería" de los adultos, que a veces nos tiranizan sin permitirnos descansar. Ponerse excesivas tareas o metas en las vacaciones, como por ejemplo "Debería ordenar los closets", "Los niños deben asistir a clases de natación" pueden transformar unas vacaciones en un tiempo de exigencias diferentes, pero exigencias al fin. Para las madres y para los padres que participan activamente en el cuidado de los hijos, las vacaciones obviamente significan una recarga del trabajo doméstico. Hay que tener grandes dosis de paciencia para tomarlo con sabiduría y humor. Tratar de tener rutinas más simples y relajarse un poco con la limpieza y el orden pueden ser una buena receta. La realidad no es tan idílica como la fantasía. Las vacaciones suelen ser fuente de conflictos, especialmente cuando la pareja está atravesando por alguna crisis y tampoco es fácil coordinar los gustos de cada cual. El ánimo con que se parte es decisivo. Trate de pasar las vacaciones con el mejor espíritu posible.

No siempre es posible realizar los sueños tal y cual como lo desearíamos, pero siempre es posible disfrutar de lo que se tiene. Algunos ritos de preparación pueden ayudar. Por ejemplo, pensar en familia algún buen deseo para lograr que las vacaciones sean reparadoras puede construir un elemento enriquecedor. Es importante que cada uno se conecte con sus posibilidades de regalarse una o dos cosas que quiere realmente hacer. No es necesario que sean grandes cosas. Las vacaciones no son un lujo, son una necesidad.

No se diga más...Nos vemos a la vuelta!

7 comentarios:

Ana P. dijo...

Disfrútenlas mucho =D

Lola dijo...

felices vacaciones, os las merecéis, besos

congreso-lactancia-materna dijo...

pasenla increible!!!

Maulina dijo...

Disfruta

Alfredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lago dijo...

me ha encantado la última frase: ... NO SON UN LUJO, SON UNA NECESIDAD...

Que cierto!

besotes ale

Ale dijo...

Gracias por los buenos deseos... ya estamos de vuelta, y poco a poco retomaré hilos =)