domingo, 27 de diciembre de 2009

Esperando a los reyes magos...

En esta cama somos agnósticos, pero aspiramos a ser muy espirituales... Y nos gustan mucho los cuentos, por eso, los papás hemos alentado en los peques una ilusión que traemos imprimada en nuestro propio corazón de niños, la ilusión de la historia de los Reyes Magos.
No lo consideramos "mentira" en ningún momento, sino ficción. No hemos aprovechado -ni pensamos hacerlo en ningún momento- la historia para bien personal o para manipulación alguna, el famoso y recurrido "si te portas bien..."

Simplemente, nos hemos limitado a dejar crecer en ellos la ilusión, sin alentarla exageradamente y sin demeritarla...Y en el momento que la vida les preste más herramientas para distinguir la realidad de la ficción y comiencen a hacerse preguntas, ahí estaremos nosotros también a su lado, para aclarar las cosas, para explicar esto mismo que digo hoy, que es una bella historia que nos hace ilusión a chicos y grandes, y que como todo buen cuento, tiene principio, y tiene fin.

Hicieron sus cartas y las vieron alejarse en globo por los cielos, esperanzados en que puedan llegar tan alto como las estrellas para cumplir su cometido.

Y esperamos ilusionados (los cuatro) que pronto amanezca el seis de enero. Nuestro "Cuento" comienza más o menos como dictan los escritos de Mateo:

Fue nacido Jesús en Belén de Judea en días del rey Herodes,
unos magos vinieron del oriente a Jerusalem,
Y diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido?
porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.

Y oyendo esto el rey Herodes, se turbó, y toda Jerusalén con él.
Y convocados todos los príncipes de los sacerdotes,
y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

Y ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta:
Y tú, Belén, en tierra de Judá, no eres muy pequeña entre los príncipes de Judá;
Porque de ti saldrá un pastor, que apacentará a mi pueblo Israel.

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos,
entendió de ellos diligentemente el tiempo del aparecimiento de la estrella;
Y enviándolos a Belén, dijo: Andad allá, y preguntad con diligencia por el niño;
y después que le hallareis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron: y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando, se puso sobre donde estaba el niño.
Y vista la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.

Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María,
y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros,
le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra.

Y siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen al rey Herodes,
se volvieron a su tierra por otro camino.

____________________

Encontré esta página, aún no la exploro toda, pero visité la sección de Historia y me gustó el enfoque "informativo", útil para las conversaciones que imagino se desencadenarán por estos días en casa:

Sabías que...
Los tres reyes que llegaron a darle la bienvenida a Jesús, el Salvador, eran tres sacerdotes persas de los más sabios. Representaban a las razas básicas en aquel entonces: uno era rubio, el otro moreno semita y el tercero negro. Llevaban como ofrendas: el oro que simbolizaba la majestad, la mirra y el incienso, que eran resinas consideradas como bálsamo. representaban regalos de honor y amor hacia el recién nacido.
La estrella de Belén los guió hasta el lugar en que nació Jesucristo.


¿Sabías que...
La Fiesta de Reyes se celebra el 6 de enero, se denomina Epifanía, y significa la manifestación de la divinidad de Cristo a los gentiles, es decir, a todos los pueblos de la antigüedad que siguieron al cristianismo.

¿Sabías que...
Cuentan ciertas historias que entre los años 675 y 735, un monje, llamado San Beda, el Venerable, mencionó por primera vez los nombres de los tres Reyes Magos y dio la descripción de ellos.

San Beda fue un monje benedictino e historiador inglés que vivió entre 673 y 735.


¿Sabías que...
Baltasar era de piel oscura y con barba, probablemente de origen árabe. Le regaló a Jesús mirra, que es un perfume oriental usado en las sepulturas, y que según algunas creencias, podría ser una predicción de la muerte de Jesús.

Melchor era más anciano y tenía cabellos canosos y barba blanca. Obsequió el oro a Jesús. Este oro predecía el reconocimiento de Jesús como Rey.

El más joven de los Reyes Magos era Gaspar, tenía tez cobriza. Portó una ofrenda de incienso a Jesús en Belén. El incienso que aromatiza las iglesias proviene de Arabia y Abisinia. Le dan a este presente el símbolo de reconocer en Jesús a un sacerdote.

Eran transportados por camellos, porque atravesaban el desierto, y se usaba este animal para carga y para transportarse, debido a su resistencia a las zonas con falta de agua.

4 comentarios:

Luisina dijo...

Hola! Opino exactamente igual con respecto a estas historias :)
Me fascina tu blog Ale!
Besotes :) Y a esperar a los reyes!!!

Magda Pérez Hervás dijo...

A mi me encanta la magia que produce en los niños estas historias, como tantas otras. Yo creo en los Reyes Magos, como creo en hadas, duendes, dragones...
si que hay cosas que no me ustan, como el chantaje que se utiliza con los regalos, si no te molsta dejo una pag, donde hay un enlace, para mi, especial.
http://trocitosdmi.blogspot.com/2009/12/quienes-son-los-reyes-magos.html

saludos y felicisimas fiestas

Fémina dijo...

Ale, guapa, te traigo mas cuentos que seguro que te parecen interesantes!
http://feminaenconstruccion.blogspot.com/2009/12/cuentos-con-esencia.html

Ale dijo...

Gracias Luisina, y a mi el tuyo ;) sobretodo tus fotos =)

Magda, què hermosa historia!

Fèmina voy a ver ;) mil gracias por tomarte la molestia de traerme el link.