viernes, 11 de septiembre de 2009

Gestar, parir y amamantar


Me encontrè hace poco leyendo un excelente blog y quiero compartirlo, me parece que la autora tiene el don de poner en palabras coherentes lo que a muchas mujeres nos ha revelado la maternidad.

Este es uno de sus artìculos, de los que màs me han gustado y màs me he sentido identificada, por eso me lo guardo, para no perderlo.

Ella es Ileana Medina, y este es su blog.


**La imagen es de Katie m Berggren


Las mujeres en el último siglo estamos demostrando que -si nos lo permiten y nos lo permitimos- podemos hacer igual de bien todo lo que hacen los hombres: hacer ciencia, dirigir empresas y gobiernos, viajar al cosmos, escalar montañas de 8 mil metros, pilotar aviones, escribir libros, dirigir orquestas, construir puentes... y hasta hacer la guerra.
Sin embargo, si nos preguntamos si queda alguna cosa que sólo un sexo pueda hacer, nos encontramos una sencilla respuesta: gestar, parir y amamantar. De momento, solo las mujeres podemos.
Y "casualmente" esa pequeña diferencia es la que garantiza la supervivencia y la continuidad de la especie. (Cierto que no podemos hacerlo solas, pero el semen es abundante, ecológicamente barato y generalmente disponible; y el hecho de que necesitemos el apoyo del macho en todo el proceso, no nos quita la exclusividad del hecho biológico).
Parece increíble que casi todos los feminismos del siglo pasado -y los que siguen dominando hoy todas las instituciones públicas de "la igualdad"-hayan pasado por alto ese "pequeño detalle".
Imaginad un grupo de pequeños animales -o de extraterrestres-, que podáis observar desde lejos, desde fuera, como si los miráramos con un microscopio. En ese grupo de seres, resulta que sólo la mitad, en un momento de su vida, puede hincharse, hincharse e hincharse, hasta que su cuerpo se abre y da lugar a otro nuevo ser. ¿Qué pensarían los que no pueden hacerlo (e ignoran su papel en ese proceso)? ¿No se morirían de envidia? ¿No será que la envidia primera fue la envidia del útero, en lugar de la envidia falocéntrica que describió Freud?
Esa otra mitad que no se hincha, que tomó "conciencia" de su ser, pero ignoraba su papel en el proceso, o en última instancia no podía garantizar la legitimidad de su paternidad, aprovechando la superioridad de su fuerza física, decidió construir un sistema en el que lo valioso fuera todo lo que el macho podía construir, y en el que el parto y la lactancia fuera menospreciada: "parirás con dolor y tu marido te dominará".
¿Y si resultara que lo mejor, lo verdaderamente "mejor", lo que más felicidad y realización reporta, el verdadero poder, residiera en la capacidad de parir, amamantar y criar?
¿Si resultara que el verdadero feminismo no estuviera en hacernos "iguales" a los hombres, sino en aprender a reconocer que lo verdaderamente valioso, lo mágico, el gran milagro de la vida, es lo que podemos hacer con nuestros vientres y nuestros pechos?
¿Si el verdadero y mayor poder consistiera en criar hijos sanos y felices?
¿Si resultara que el verdadero cambio social estuviera en aprender a valorar la crianza y la maternidad como actos socialmente respetables, y como parte fundamental de la libertad de la mujer?
¿Si las mujeres, libres y conscientes, fuera de la dominación masculina, conocedoras de nuestro propio cuerpo, de nuestra sexualidad, de la importancia de los afectos y del mundo emocional... acabásemos descubriendo que el amor y el cuerpo maternos en la primera crianza es lo verdaderamente valioso, y lo que hace a la humanidad más libre, más feliz, más justa, más equitativa, más solidaria?

7 comentarios:

Aguamarina dijo...

Wow Ale, que padre articulo y el blog realmente se ve INTERESANTISIMO! tanto que leer y aveces con tan poco tiempo
Saludos.

Naela dijo...

exactamente, el poder femenino es algo que algunso hombres temen... pro que tantas curanderas, parteras,fueron quemadas acusadas de hechicería? pro que esa obsesión por reducir y domesticar la femineidad? por que querer ser "como lo hombres" y olvidarnos de quienes somos?
Se encesita otro órden , voltear al mundo al derecho, pro que ahora está al revés y pro eso nos damos de topes... besos

Ileana dijo...

Gracias, Ale, eres muy generosa por compartir este artículo y dar a conocer mi blog.

Gracias también a Aguamarina y Naela por sus bonitos comentarios.

Entre todas, cada una poniendo nuestro granito de arena, estamos comenzando esta revolución de las madres, que hará del mundo un lugar más habitable.

Un abrazo a todas!!!

Ale dijo...

Cierto Naela, hay que voltear el mundo cada una, voltear de cabeza nuestro mundo primero, comenzando por la casa...

Ileana es un placer leerte, cómo no compartirte?

Maria José dijo...

Me encató!, me siento terriblemente idntificadda con cada una de las cosas que decis.Te felicito por ponrlr letras a lo que esta en la cabeza de mas de una mamá.
Muchas gracias

Desde mi cordillera de los andes dijo...

me encanto el blog que recomiendas , lo voy agregar a mi blog de referencia.besos

africa dijo...

Que realidad!!