lunes, 15 de junio de 2009

Sólo un padre

Lo he leído muchas veces, la primera creo en "La maternidad y el encuentro con la propia sombra" y siempre que lo leo creo integrarlo a mi criterio: "Una mamá y un papá no son suficientes para criar un hijo".

Pero resulta que no. Que no lo he entendido por completo. Que sigo esperando que el hombre de la casa tome el papel de toda la tribu que me falta para sostener a mis hijos y obvio, me veo tropezando a cada momento con la misma piedra, no puede.

Afortunadamente yo SI cuento con una tribu, abuelas y tías están siempre dispuestas a meter mano cuando hace falta.

Hoy vuelvo a leer la misma idea en el Newsletter mensual de Laura Gutman y no sé, no sé si darle la razón y callarme este malestar de en medio del pecho, no sé si es problema mio por tener tan altas mis expectativas...

Tengo que hacer un esfuerzo por asimilarlo mejor.

Las negritas son mías y la ilustración me la traje del Blog Alternativo.


En lugar de tribu hay sólo un padre
Todas las madres con niños pequeños necesitamos sostén, acompañamiento, solidaridad, comprensión y resguardo de otros miembros de nuestra tribu. Pero claro, en el mundo occidental -especialmente en las grandes ciudades- nos hemos quedado sin tribu. Emprendemos la búsqueda solicitando apoyo y lo que encontramos más cerca es al señor que duerme en nuestra cama, que en la mayoría de los casos ha sido nombrado padre oficial del niño. Llamativamente suponemos entonces que toda la compañía, el cobijo, la ayuda, la disponibilidad y la empatía que una tribu entera nos hubiera prodigado, ahora debería provenir de una sola persona: el padre del niño. Tomemos en cuenta que una cosa es la inmensa necesidad de ser amparadas frente a la desesperación, la locura y las vivencias confusas que estamos experimentando desde el nacimiento de nuestros hijos, y otra es lo que un solo individuo puede ofrecer, reemplazando los roles de muchos.

Cuando no vislumbramos nuestra realidad en forma global, creemos que las cosas se solucionarían si el varón regresara más temprano a casa, si cambiara los pañales de vez en cuando o si ganara más dinero. Es tiempo de admitir que somos sólo dos personas -nada más que dos- y que tanto las madres como los padres estamos demasiado solos en la compleja tarea de acunar a nuestros hijos. Si la realidad es tan desventajosa, compartamos lo que nos pasa, conversemos y decidamos juntos a quiénes pedir ayuda. Inventemos una red amorosa donde haya un lugar destacado para los niños. Ofrezcamos una sonrisa, un libro, un dato valioso a otras madres. Abramos nuestras casas, cocinemos algo delicioso, invitemos a otros adultos con niños a visitarnos. Si participamos en la construcción de una tribu moderna, dejaremos de culpar a nuestra pareja. Y aparecerá la virilidad que estábamos reclamando.
Laura Gutman

4 comentarios:

Silvia dijo...

Pues si que esta para pensarse... Yo como dices, estoy sin tribu familiar. Vivimos tan lejos de la familia que nos hemos conseguido una nueva red de apoyo. Otras familias homeschoolers, familias adoptivas, vecinos, etc. Por una parte ha sido muy duro el estar lejos de la familia, pero a la vez ha sido muy especial. Mi marido y yo hemos descubierto una manera distinta de vivir la vida, nuestras prioridades han cambiado y todo esto hubiera sido mas dificil, o simplemente no hubiera sucedido si hubieramos tenido la fuerte influencia de la familia cercana. Nos hemos unido muchisimo al estar solitos dependientes solo el uno del otro.
Si es verdad, nuestras exectativas para el esposo son muy altas a veces en relacion a su rol en el cuidado de los niños. Pero esto no es malo. En muchas ocasiones los necesitamos mas y creo que la unica manera de solucionarlo es hablandolo. Con amor, con paciencia, con el corazon en la mano. Dios nos ayuda cuando no podemos mas.
Apenas hace unos dias nos admirabamos de cuanto hemos aprendido, cuanto hemos cambiado en 10 años que llevamos casados...

Un abrazo fuerte Ale!

Desde mi cordillera de los andes dijo...

Mi querida ale , que bueno que tengas una red de apoyo familiar . Mi marido trabaja de lunes a sabado , los domingos tenemos activivudades ..la verdad estoy sola con mis 3 bebes.
Mi forma de vivir y enfrentar la maternidad es es tan disimil a las madres que conozco , por ejemplo todas aca trabajan y van a dejar sus niños a las 8 de la mañana y a buscar a las 8 de la noche , se lo entregan para que le coloque el pillama y fines de semana todo el dia el discovery kid . No descriminan en la alimentacion el cerdeo, la cocoacola y los dulces .
Yo soy una mama profesional , pero tengo la posibilidad de quedarme en la casa cuidando a mis niños , lo agradezco pero tembien es agotador.
Me preocupo que coman mucha fruta no veo TV ( y si compro son dvd para ellos para que aprendan y no mas de 3 horas) como son bebes , aun no leen.

Desde mi cordillera de los andes dijo...

sigo con lo anterior . Este blog me a dado de aprender y conocer madres en la misma linea que yo . Gracias a ti conoci a LAURA GUTMAN, y ahora que viene mi 3er bebe me sieto mas preparada y segura .
No me siento compatible ,(me da pena) con mi mama, con mi suegra con mis cuñadas mis tias y amigas . Todas me dicen que es una locura traer niños , que es mucho trabajo, no veo una proteccion y cuidado al niño. Es algo aceptado en forma intriseca el golpe , la quejas a grito, y para dejarlos tranquilos colocarlesla tv .Es da para harto . Mi blog me abierto a compartir y aprender . Aunque a veces me siento una marciana jajajaj. gracias ale por todo lo que escribes.
Un abrazo
Greisi

Ale dijo...

Bueno, me releí a la Gutman en su libro porque seguía intranquila con este tema.
Y debo decir que una vez más me siento convencida jeje. Me gustó lo que leí.
Dice en resumen que nosotras las mujeres en vez de andar creando expectativas (cosa que nos encanta) debemos concentrarnos en descubrir lo que verdaderamente queremos, ¿que necesito hoy de él? y por supuesto encontrar la manera de pedirlo fuerte y claro.
De este modo nos evitamos muchoc conflictos y muchas "demandas desplazadas" (decir quiero que bañes al niño, cuando en realidad lo que necesito es ser reconocida por mi esfuerzo, ser abrazada, ser contenida...)
Muchas gracias a las dos, Silvia y Greisi, reciban un abrazo apretado de mi parte, gracias por estar en mi camino de aprendizaje.
Besos.