jueves, 2 de abril de 2009

Televisión

Leyendo a Rebeca Wild (en Libertad y límites...), me detengo en unos párrafos en los que menciona la influencia de la televisión en el juego de los niños; dice que por cada hora que un niño ve la televisión, tiene que gastar dos horas de juego para "desintoxicarse"; ella le llama "jugar a la caja tonta" a todos esos juegos de los niños que ven mucha tele en los cuales se limitan a repetir frases acartonadas y actitudes estereotipadas que ven en los dibujos animados. Por supuesto, este juego es un "juego no productivo", un juego que al niño no le reporta aprendizaje ni avance.
Y me acordé que tengo un texto en contra de la televisión en los niños pequeños que me guardé de ESTE BLOG.

Podría abrirse todo un debate con respecto a la idea de "tele o no tele", hay quienes piensan que este artículo es alarmista y que de todos modos en la tele hay una ventana hacia el mundo que puede ser aprovechable con medida...

A mi me gusta ver televisión, y lo hago casi siempre dos horas a la semana, (en concreto veo un capítulo de una hora de dos series, una el lunes y otra el martes, por la noche junto a mi esposo cuando los niños ya están durmiendo). Y de vez en cuando una película el fin de semana.

Así que, ver televisión creo que es un placer y una diversión que no tiene razón de ser prohibida, PERO SI MEDIDA.

Lo hemos hablado mucho en casa, no queremos que los niños lo tomen como "algo prohibido" porque no se trata de eso, preferimos que aprendan a usarla para su beneficio y queremos que aprendan a autorregularse en este aspecto también, de modo que la televisión en mi casa no está prohibida, ahí está, pero sus usuarios deben ser responsables: qué se ve y cuánto se ve, empezando por los papás. Y como mis peques aún son muy peques para ciertas cosas sólo ven Discovery kids, un máximo de tiempo límite al día y acompañados.

No es suficiente ir y apagarles la tele a los niños (y yo diría que es hasta irrespetuoso de nuestra parte). Hay que ser mucho más propositivos como padres, si es que queremos que no estén sentados frente a la "caja tonta" entonces tenemos que tomar parte MUY activa (y hacerlo desde ANTES que ellos vayan directo al botón de encendido de la tv): proponer actividades, un juego, llevarlos al jardín, leerles un libro, ponerles música, en fin, ESTAR con ellos. Y sobre todo educar con el ejemplo.


Viviendo con el enemigo
Hace un par de días, fui a una conferencia de un neurólogo, Joseph Chilton Pearce, donde habló de la importancia de ofrecer a la mujer embarazada y al niño un entorno seguro, de amor, que les ayude a desarrollar el neocortex, la parte más sofisticada de nuestro cerebro, que tiene que ver con los procesos de amor, sentimientos altruistas, etc. y de como el ambiente contrario fomenta el desarrollo del proto-cerebro (el reptiliano) que hace a los niños más agresivos.

Explicaba como el cerebro y el corazón están neurológicamente conectados y como generan campos electromagnéticos (incluso habló del por qué la televisión puede tener efectos negativos en el desarrollo cerebral del niño, en la creación de sinapsis, pues desequilibra los campos electromagnéticos). También nos comentó de la importancia de lograr armonía en nuestro propio campo electromagnético (nuestro pensar, sentir y querer) por que nosotros mismos emanamos energía y toda esta afecta a los demás.

Una frase que me impactó: “Afectamos a cada niño que pasa a nuestro lado por la calle. Los niños no se convertirán en lo que nosotros queremos que se conviertan, se convertirán en lo que nosotros somos”

Abajo parte de una entrevista suya en Internet, me pareció tan interesante que la traduje (rapidito, así que mis disculpas si algunos términos no son claros o técnicamente correctos).


Entrevistador: ...hace poco dijo que la televisión es el archienemigo de la imaginación. ¿Que es lo que la televisión le esta haciendo a nuestros niños?

Joseph Chilton Pearce: La TV literalmente interrumpe el crecimiento neuronal en el cerebro de los niños. Cuando niños pequeños ven demasiada TV, esta suprime la capacidad cerebral de crear imágenes mentales de cosas o personas o de eventos que no llegan a través de los sentidos sino del medio ambiente, es decir, lo que regularmente llamamos “imaginación”. En el pasado los investigadores pensaban que el único posible efecto negativo de la TV era el derivado del contenido de los programas. Actualmente existe suficiente evidencia de que la tecnología de los aparatos es por sí misma dañina. En otras palabras, el simple acto de ver TV tiene profundos efectos negativos en la fisiología de los seres humanos.

Ent: ¿Cómo?

JCP: Es una larga historia, que se origina en los 60s, cuando se descubrió que las mentes de los niños se tornaban catatónicas frente las “pantalla chica”. Esto tiene que ver con la forma en que el cerebro reacciona ante la luz radiante, que es la luz que emanan televisiones y monitores de computadora, y la luz reflejada, que es la que nos brinda el resto de las experiencias visuales. Esto es muy complejo como para explicarlo en este momento, así que déjame sólo decirte que el cerebro tiende a bloquearse frente a fuentes de luz radiante. Todos hemos visto como los niños parecen como hipnotizados luego de ver televisión por un periodo largo de tiempo.Lo que más me preocupa, tiene que ver con la forma en que la industria de la TV respondió a este efecto, introduciendo lo que se conoce como el “efectos de alerta” ("startle effects") en los programas infantiles. Un efecto de alerta, es aquel que es percibido por el cerebro como una emergencia, y manda la señal de estar alerta y poner especial atención a la fuente de donde este se origina (Nota del Traductor: Un claro ejemplo en otro contexto, es cuando escuchamos un ruido en la noche y nuestro cerebro enfoca toda nuestra atención para tratar de descubrir la naturaleza y origen del ruido).La TV logra este efecto con cambios bruscos y dramáticos de intensidad de la luz o el sonido y el cambio rápido del ángulo de la cámara. Sin embargo, gradualmente el cerebro comienza a habituarse a esta situación, al darse cuenta que son falsas alarmas y se ajusta a esta situación. Como resultado, aproximadamente cada 10 años, la TV ha tenido también que “ajustarse” elevando cada vez más la magnitud de los efectos de alerta, que se traduce en una explosión periódica en el aumento de las imágenes violentas en las caricaturas, teniendo como resultado actualmente un promedio de 16 elementos de violencia por cada media hora de programación.Cabe destacar que la naturaleza de los programas es irrelevante. Si bien nuestro cerebro superior ó neocortex sabe que las imágenes en la TV no son reales, el cerebro inferior o reptiliano no lo sabe (Nota del Traductor: éste cerebro es nuestro cerebro primitivo, que compartimos con otras formas de vida menos evolucionadas –siendo las primeras los reptiles- mientras que el Neocortex es la parte más evolucionada, característica sólo de los humanos). Esto significa que cando un niño ve violencia en la TV, el cerebro reptiliano manda una serie de mensajes de alarma al cerebro emocional, que a su vez las transmite al corazón. En el momento en que el corazón recibe cualquier señal de emergencia o peligro, detiene su actividad harmónica normal, cambiando a un estado incoherente de emergencia, detonando la secreción de la más potente hormona en el cuerpo humano, el cortisol. El Cortisol instantáneamente pone en alerta al cerebro y le hace producir trillones de conexiones neurales a fin de estar listo para enfrentar la emergencia.Luego, cuando el cerebro recibe el mensaje de que no hay moros en la costa, se secreta otra hormona para disolver las conexiones neuronales que no fueron utilizadas para responder rápidamente a la presunta amenaza. El problema con la programación actual para niños, es que esto ocurre constantemente y sin descanso. El cerebro de un niño americano promedio, que ha visto entre 5000 y 6000 horas de televisión antes de cumplir 5 o 6 años se encuentra en un alto estado de confusión. La sobre estimulación masiva de la TV esta obligando al cerebro a des-adaptarse de una manera que antes se hubiese considerado imposible. Literalmente esta afectando todos los niveles de desarrollo neuronal.

Ent: ¿Nos podría dar algún ejemplo específico?

JCP: Voy a darle un par. El Instituto Alemán de Psicología ha llevado a cabo un estudio de 20 años, estudiando a 4000 niños por año, niños que han visto un promedio de 5000 a 6000 horas de televisión para los 6 años. Los investigadores descubrieron que hace 20 años, los niños podrían distinguir entre 360 diferentes grados de un mismo color, digamos rojo o azul. Actualmente el número ha bajado a 130. Esto es casi una perdida de dos terceras partes de la capacidad de distinguir grados de un color. Esto es estrictamente una perdida neuro-cognitiva. El cambio más serio que han descubierto, es una baja en la habilidad del cerebro de correlacionar la totalidad de la información del su cinestético/sensorial. Es decir, cada vez más, los sistemas sensoriales de los nov están actuando como componentes aislados en el cerebro y cada vez menos como un todo coordinado.Cuando pusieron a los pequeños en un entorno que no tuviera estímulos de alta densidad, como los que vienen de la TV, sintieron ansiedad, aburrimiento y tendencia a la violencia. Los inquietantes resultados finales del estudio alemán es que, en el periodo de 20 años, los nov han tenido una reducción del 20% de su capacidad de percibir su entorno. Esto concuerda claramente con los estudios en los 80s de Marcia Mikulak, donde detectó una reducción del 20 al 28.5% en la habilidad de percibir señales sensoriales de su medio ambiente, en comparación con nov de sociedades no expuestas a la tecnología. En otras palabras, los estudios en Alemania corroboraron lo que ya se sabía respecto de la perdida de la sensibilidad en los menores, cuando son expuestos a los estímulos inapropiados de la televisión, la música rock y las computadoras....

Ent. Pero hay tantas profesiones hoy en día que involucran el uso de computadoras. ¿Como enseñarle a los jóvenes a utilizar computadoras sin depender demasiado de ellas?

JCP: ... la conclusión fue que todo tiene que ver con la edad apropiada. Un profesor el MIT discutió apasionadamente sobre la necesidad de alentar en los niños primero el desarrollo de la capacidad de pensar y luego darles computadoras. Sólo entonces, el cielo es el límite. Pero si les das computadoras antes que los niños hayan desarrollado las capacidades de pensamiento, tienes una receta para el desastre. Esto es por que, como lo expuso Piaget , los primeros 12 años de vida son dedicados a poner en su sitio las estructuras del conocimiento que permiten a los jóvenes entender información abstracta, metafórica y simbólica. La capacidad de pensamiento abstracto, se desarrolla como resultado de los procesos concretos de la naturaleza establecidos luego de millones de años. El peligro aquí es que las computadoras, que funcionan con la misma tecnología de tubos de rayos catódicos que la TV, interrumpa ese desarrollo.
Avidyanath 2005.

6 comentarios:

Lola dijo...

Ale, muchas gracias por tu entrada y por la traducción de la entrevista. Creo que este tema nos afecta a todos y es importante concienciarnos de ello. Hace poco en mi blog hablé del mismo tema. Saludos

Ivonne dijo...

Hola, Ale. Interesante tu blog.Sip, también considero que el televisor y la computadora son un peligro cuando los padres y madres no están al pendiente. Sobre todo para como está el mundo hoy. Pero en tu caso, como te han visto leer se acostumbrarán a ver libros en casa así que ya les estás dando esa maravillosa opción. Volveré por aquí.
Un gusto..abrazos del norte de México hasta el hermoso Querétaro.

Ale dijo...

=D pues voy a leerlo Lola, gracias por la visita.

Ivonne qué rápida! qué sorpresa =D un abrazo para ti, gracias por la visita siéntete como en tu cama...seguramente estaremos en contacto...=D

Fémina dijo...

Hola, Ale... Tu blog me parece muy interesante! Quizá sacaste la entrada de este link?
http://avidyanath-esp.blogspot.com/2005_10_01_archive.html

Es que yo la he buscado y solo he encontrado eso... supongo que el texto original no se puede encontrar, puesto que este chico lo tradujo de otro artículo...

He entrado porque me ha llamado la atención que ahora también lees el libro de Rebeca Wild, a mi me está gustando mucho, ¿has leido alguno mas de ella? ¿Me podrías dar tu opinión, aconsejármelos?

Saludos!
Mireia

Ale dijo...

Hola Mireia, nop, creo que de ahí no fué...
De todos modos ya consulté a San Google y he encontrado muchas cosas interesantes sobre este señor Joseph Chilton Pearce.

Sobre R.Wild, pues sólo he leído éste, en mi país no he podido encontrar "educar para ser" y tengo muchas ganas de leerlo. "Calidad de vida" también lo quiero leer pero no he podido conseguilo.
Por lo pronto, Libertad y límites lo recomiendo ámpliamente por supuesto! Lo leí hace tiempo completo pero lo tengo a la mano porque hay muchos puntos "releíbles" jeje y de pronto ahora lo he retomado para exprimirlo.
gracias por tu visita =D

Ale dijo...

FE DE ERRATAS

Si, ya pude ver el link, es la fuente correcta, mil gracias Mireia!! Ahora modifico la entrada...